Voluntariado Universitario, la mejor forma de dar para crecer | Fundación Universitaria de Las Palmas

Voluntariado Universitario, la mejor forma de dar para crecer

Reportaje publicado en La Provincia el día 12 de junio de 2019.

La mayoría de los estudiantes coincide en que el voluntariado les ha cambiado la vida y les ha ofrecido una manera más positiva de ver el mundo y a las personas. No hay nada comparable a la satisfacción de comprobar que se contribuye a mejorar la calidad de vida de los demás. El voluntariado les acerca a la realidad, transforma su manera de afrontar los retos y además, complementa su formación de cara al futuro ejercicio profesional.
 
La Fundación Universitaria de Las Palmas ha puesto en marcha un Programa de Voluntariado Universitario para que los alumnos de educación superior de diferentes ámbitos puedan acercarse a su profesión a través del voluntariado. De este modo, fomentan valores como la solidaridad o la empatía que no se enseña en ningún libro y que sin embargo, les ayudará a ser mejores profesionales. De hecho, cada vez más, las empresas buscan valores humanos en lugar de títulos o competencias que pueden ser aprendidas; porque ser un buen profesional pasa por ser buena persona. 

El programa puesto en marcha por la Fundación Universitaria de Las Palmas, permite a los estudiantes de educación superior experimentar situaciones reales que les ayudará a ser mejores profesionales en el futuro.

Y es que en ocasiones, un recién titulado maneja muchos conocimientos teórico-prácticos, pero no ha cultivado otras habilidades que tienen que ver con las relaciones humanas en entornos complejos. Con este programa, el estudiante adquiere esa dimensión tan importante que potencia su sensibilidad individual y social.
 
Es el caso de los voluntarios que ya se han sumado a este programa, realizando labores de acompañamiento y apoyo en la Asociación Síndrome de Down, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y la Asociación Canaria de Personas con Trastornos Generalizados del Desarrollo (ACTRADE). 
El voluntariado permite que el estudiante pueda contribuir a la asociación con su talento o vocación, aunque no provenga de la rama sociosanitaria.
Los jóvenes pueden ayudar en su propio campo profesional, acercándose a la realidad con la que se encontrarán en su futuro día a día. De este modo, alumnos de Derecho aprenden a lidiar con situaciones delicadas en el ámbito judicial; los estudiantes de Trabajo Social se acercan a las problemáticas reales de las personas en riesgo de exclusión; los futuros docentes participan en servicios de apoyo educativo, o los especialistas sanitarios ven los retos que tendrán que afrontar con sus pacientes en el futuro.
 
Así lo afirma Alejandro Bethencourt, coordinador del voluntariado en la Asociación Canaria de Personas con Trastornos Generalizados del Desarrollo. “Casi todos los voluntarios son estudiantes del ámbito social que quieren poner en práctica toda la teoría aprendida y tener contacto con personas autistas, aunque también hemos tenido ingenieros o informáticos que se han volcado totalmente en el proyecto. De hecho, tenemos casos en los que vienen grupos de compañeros de una misma clase y se sorprenden al ver que la realidad es mucho mejor que sus expectativas. Porque aunque el trastorno del espectro autista (TEA) ya no genera tanto miedo en la sociedad, continúan habiendo algunos mitos sobre esta discapacidad que debemos derribar. De este modo, no ven a niños con autismo sentados en un rincón; ven a niños con ganas de jugar. Y son las ganas de pasarlo bien lo que le requerimos a los voluntarios. Además, algunos de ellos terminan trabajando con nosotros”.
 
Lo mismo opina Yaiza Dueñas, coordinadora del voluntariado en la Asociación Española contra el Cáncer. “El voluntario tiene que tener habilidades sociales, tolerancia a la frustración y al sufrimiento, pero sobretodo muchas ganas de hacer cosas. El 70% de los voluntarios han pasado por la enfermedad o tienen algún familiar o amigo cercano que lo ha vivido. Los jóvenes buscan el contacto con la gente que está sufriendo la enfermedad y un acercamiento de su futuro profesional, por eso la mayoría de los aproximadamente 130 voluntarios que tenemos, desarrollan su voluntariado en hospitales y aunque es una cifra muy alta, siempre necesitamos más gente que arrime el hombro tanto para este voluntariado como para el de prevención. Algo en lo que coinciden todos los voluntarios es en que reciben más de lo que dan”.
Los voluntarios coinciden en que reciben más de lo que dan y son muchos los que quieren continuar colaborando tras finalizar el voluntariado acordado. 
En este sentido, Fátima Peñate, directora técnica de la Asociación Síndrome de Down añade: “Los voluntarios se dan cuenta de que pueden cambiar la vida de las personas, hacerlos más felices proporcionándoles oportunidades que sin su ayuda no podrían ser. Se hacen conscientes de las dificultades que tienen las personas con síndrome de Down para tener las mismas oportunidades y se resitúan en sus propias vidas al ver que sus problemas no son reales. Además, destacan su admiración por la capacidad de superación y constancia, y cómo les contagian con su alegría. Por eso, muchos de ellos se quieren quedar aún habiendo finalizado el período de voluntariado acordado. Son importantes las acciones de inclusión en la sociedad. Por ejemplo se puede ver a grupos de chicos jóvenes con síndrome de Down buceando en la Playa de Las Canteras dos veces por semana. De esta forma, tienen más presencia en la comunidad y se consigue más visibilidad y aceptación. Aunque en la actualidad se percibe una mayor normalización, lo ideal sería que la asociación no existiese porque eso supondría que hay una inclusión total en la sociedad”. 
 
Aquellos estudiantes con formación superior con aspiraciones en el ámbito del voluntariado, pueden inscribirse en http://bit.ly/2IcMAOr y formar parte del programa, en el que se incluye una formación previa, seguida de otra más específica en función de la acción a desarrollar, además del acompañamiento de un tutor que le guiará a lo largo de su estancia en la entidad donde haya decidido realizar su experiencia como voluntario.

C/ Juan de Quesada, 29
35001 Las Palmas de Gran Canaria
Email info@fulp.es
  Contacta con nosotros

HORARIO
Lunes a Viernes de 08:00 a 15:00
Martes y Jueves de 17:00 a 19:00

INSTITUCIÓN
___

La Institución
Organigrama
Transparencia
Colaboración Social

 

AGENCIA DE COLOCACIÓN
Nº de autorización: 0500000017

Go to top