Somos víctimas de la enfermedad del "me corresponde"

 

La Terraza de la Fundación Universitaria de Las Palmas acogió un encuentro entre emprendedores y Anxo Pérez, Premio Emprendedores de Deloitte, Premio Ciudadano Europeo 2014, y Premio Emprendedor Revelación 2015. Además, este joven empresario ha creado el primer método mundial que enseña un idioma en ocho meses, 8Belts.com. Su exitoso sistema para aprender lenguas extrajeras junto a la publicación del bestseller “Los 88 peldaños del éxito”, lo han convertido en uno de los ponentes que más expectación ha generado y el evento superó las expectativas de participación.

La charla, organizada por Philip Morris, dio lugar a un interesante debate con el ponente quien aseguró que “ningún pájaro ha nacido para quedarse en el nido. Por eso todos volamos y por eso todos somos candidatos a sufrir un batacazo. Pero debes utilizar el rechazo o el fracaso como fuerza para lanzarte de nuevo. En nuestra sociedad somos víctimas de una enfermedad, la del pensar que todo nos corresponde. Que me merezco que alguien me de una oportunidad, cuando en realidad, las oportunidades las buscas tú. Además, nosotros mismos sabemos cuándo nos sentimos desaprovechados. Lo importante es que te preguntes cuánto desaprovechamiento tienes y declararle la guerra a ese desaprovechamiento”. 

Anxo Pérez afirmó que “existen dos situaciones posibles por las que todos pasamos. Una es vivir de forma renqueante, donde por ejemplo, no te gusta tu trabajo, ni tus compañeros, ni tu pareja, ni tus amigos… pero que es soportable y decides continuar. Y otra que es la de pasar por una crisis que te hace tocar fondo. Es mucho más peligrosa la primera, puesto que esta cierta comodidad impide que te pongas en marcha. En cambio, siempre que hay un escenario de esplendor es porque antes hubo un fracaso”.

Para este emprendedor, “el problema es que el entorno mide tu éxito sólo por lo que es más visible. Para mi el éxito es como un cisne, que quien lo mira sólo ve su cuello, su plumaje, su belleza… pero no se fija en sus patas, que son las que lo sostienen. Es decir, la gente no valora la parte trabajadora, la del esfuerzo. Y esta es la verdaderamente importante. Eso sí. Cuando estás pasando por un momento de éxito, debes hacerlo todo desde la humildad, porque es el lugar más sano del mundo”.

 

Go to top