Queremos apoyar iniciativas que mejoren el nivel de idiomas de nuestros jóvenes

322 universitarios y de FP se han beneficiado de cursos de inglés para mejorar su empleabilidad

El programa “Mejoras de las competencias en lenguas extranjeras para los jóvenes de Gran Canaria”, impulsado por el Cabildo de Gran Canaria junto con la Fundación Universitaria de Las Palmas, acaba de llegar a su fin en su primera experiencia. Esta iniciativa pretende facilitar a los estudiantes universitarios, FP de ciclos superiores y menores de 35 años desempleados con titulación, adquirir competencias en idiomas.

Para la consejera de RRHH, Organización, Educación y Juventud del Cabildo, María  Isabel Santana Marrero, la necesidad de que las administraciones públicas tengan un papel activo en mejorar el nivel de idiomas de los jóvenes de la isla, está clara.

¿Cree que el dominio de una lengua extranjera es un problema actual entre los jóvenes?

Por supuesto. Es un problema hasta el punto de que las empresas no encuentran perfiles adecuados a los puestos de trabajo que ofertan. Por poner un ejemplo, los empresarios en el sur, donde es fundamental una atención en idiomas, están buscando personal que tenga esta competencia, pero no lo encuentran entre nuestros jóvenes. Ahora mismo en las recepciones de los hoteles atienden extranjeros que dominan idiomas y, en cambio, a los canarios los ves desempeñando labores de menos cualificación. Pero no porque no la tengan, sino porque su nivel en lengua extranjera es muy bajo. Creo que este problema viene de lejos, porque los propios canarios no hemos tomado conciencia durante las décadas pasadas de la importancia de ponernos al día en competencias necesarias para dar servicio en el sector turismo. Nosotros mismos no lo hemos explotado en nuestro beneficio. Puede que el haber pasado la crisis nos haya abierto los ojos y no debemos seguir ajenos a la imperiosa necesidad de que los jóvenes hablen un segundo e incluso tercer idioma para mejorar su empleabilidad.

¿Esta falta de visión en el pasado puede ser la explicación de nuestro bajo nivel de inglés, a pesar de ser un territorio que vive del turismo?

Indudablemente, no se supo ver desde un principio el potencial de esta industria, y no sólo para perfiles profesionales menos cualificados, sino también para los que exigen mayor responsabilidad. Sólo así se explica que los canarios ocupen los puestos de limpieza, mantenimiento de instalaciones, piscineros, jardineros… y muy pocos están en recepción, trabajos administrativos o dirección. Y lo paradójico es que tenemos cientos de jóvenes titulados, con una formación impecable, con conocimientos universitarios específicos de turismo, pero que al no dominar el inglés con un nivel óptimo, no pueden acceder a estas posiciones. En la isla tenemos profesionales perfectamente preparados, pero no consiguen trabajo. 

¿Qué se puede hacer desde la administración pública?

Dar a poyo a las iniciativas serias y con garantías para mejorar el nivel de idiomas. El Gobierno de Canarias está impulsando la adquisición de lenguas extranjeras con su plan para que en 2031 todos los centros escolares de Infantil y Primaria sean bilingües. También desde el Cabildo, a pesar de no tener competencias en Educación, vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos. De ahí nuestro apoyo al programa diseñado por la Fundación, porque está dirigido a los universitarios o chicos de FP de ciclos superiores, un colectivo muy amplio que debe mejorar su nivel de idiomas ya que está a punto de insertarse laboralmente. Además, tenemos otras becas para chicos sin recursos y nos interesa la educación no formal, como una vía a explorar para solucionar de manera más rápida esta deficiencia.

¿Le preocupa al Cabildo?

Si. Nuestra preocupación ante esta situación es alta. Iniciativas como los cursos de idiomas de la Fundación son un ejemplo de nuestra implicación. Hablar inglés no es algo natural en el canario, y a estas alturas, debería serlo. Por eso debemos reaccionar ante esta demanda, que ya llega a ser preocupante en el mercado turístico. Debemos conseguir que los mejores puestos de trabajo, por cualificación y salario, puedan ser ocupados por nuestros jóvenes. Y también debemos ayudar al empresario a encontrar esos perfiles sin necesidad de recurrir a contratar a extranjeros por la falta de competencias lingüísticas en nuestros titulados. 

¿Hay alguna iniciativa a corto plazo?

Claro. Además de repetir esta experiencia, estamos explorando nuevas vías de colaboración en el ámbito de la formación no reglada, siempre que se mejore el nivel de idiomas de nuestra población más vulnerable, los jóvenes desempleados.

Certificación del Oxford University Exam

En esta primera edición del programa, un total de 322 jóvenes se han beneficiado de un curso de inglés de 100 horas de duración, desarrollado en el Aula de Idiomas de la ULPGC. El importe de esta formación, valorada en 180 euros por alumno, ha sido asumida por el Cabildo de Gran Canaria y por la Fundación Universitaria de Las Palmas. El estudiante ha recibido una beca por el 83% del total del curso, mientras que él sólo ha aportado una cantidad simbólica de 30 euros como compromiso para terminar la formación. Además, el 25% de los participantes, seleccionados por sus notas y por su nivel de renta, ha tenido la oportunidad de certificar su nivel de inglés con el Oxford University Exam. Tras esta primera experiencia, 81 alumnos han validado su nivel en A2, B1 y B2.

La innovadora metodología del curso, a cargo de profesores bilingües, permitía que el alumno pusiera en práctica lo aprendido en una exclusiva plataforma on line y donde lo que se valoraba eran las sesiones presenciales basadas en la producción oral, escrita y en la recepción oral.

 

 

Go to top