¿Qué responder cuando en la entrevista te preguntan “Cuál es tu mayor debilidad"? | Fundación Universitaria de Las Palmas

¿Qué responder cuando en la entrevista te preguntan “Cuál es tu mayor debilidad"?

La famosa pregunta en la entrevista: “¿Cuál es tu mayor debilidad?” suele ser uno de los momentos que menos gusta a los candidatos. Mientras sigan haciendo esta pregunta, la mayoría de los candidatos seguirá dando una respuesta enlatada –las que nos sabemos todos- que puede oscilar entre que “soy demasiado perfeccionista” y “que me exijo demasiado a mí mismo”

¿Qué pensamos cuando contestamos eso? 

Primero, todo seleccionador en algún momento ha sido candidato, es decir, que se ha preparado también esta respuesta.

Segundo, TODOS los candidatos suelen decir lo mismo.

 SI das una respuesta "enlatada",  la persona que tienes delante se da cuenta que estás evitando responder la pregunta, y puede sacar una de dos conclusiones:

Una: que no te conoces lo suficiente ni tienes suficiente capacidad de autocrítica.

Dos: O puede sacar otra conclusión, casi peor: que abiertamente estás mintiendo. 

Entonces, ¿De qué manera enfrentar esta pregunta? Diciendo la verdad. 

Primero entiende que el seleccionador cuenta con que NADIE es perfecto. PERO prefiere no llevarse sorpresas. Tú tienes debilidades igual que todo el mundo y seguro que no son que eres demasiado exigente contigo mismo o que te entregas demasiado a la empresa. 

Pero deben cumplir dos claves:

Lo primero, que des una debilidad REAL pero que elijas una que NO afectaría sustancialmente al trabajo que vas a hacer. 

Por ejemplo: si vas a ser responsable de atención al cliente, no puedes decir que pierdes los nervios en cuanto alguien te lleva la contraria. O si vas a ser secretaria de dirección, no puedes decir que eres desorganizada.

Y lo segundo, es que SIEMPRE debe ir acompañado de CÓMO estás haciendo para superarla.

Tal vez te cuesta mucho no tener la razón, pero ya has dado el paso de disciplinarte a escuchar las opiniones de los demás y aceptar que no eres infalible. Tal vez has tenido siempre tendencia a procrastinar ciertas tareas, pero de un tiempo a esta parte has adoptado la filosofía de “lo que menos me gusta, lo primero” y estás cambiando tu forma de actuar.

El hecho de que seas capaz de identificar una debilidad, de reconocer que lo es y de tener la suficiente disciplina como para trabajar para superarla, transmite características en ti que te hace MEJOR que el que dice que no tiene debilidades.

 Zumo de Empleo 

Go to top